Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2010.



Promesa de Año Nuevo 2010

No tengo explicación para mi comportamiento. He mantenido este blog en el olvido a pesar que he contestado las diferentes preguntas y mensajes que han dejado los amigos que lo han visitado en varios de los artículos.

Puedo poner una serie de excusas, el trabajo, el cansancio, etc, pero la unica verdad es que me he dedicado a jugar online, y eso me ha quitado bastante tiempo y entusiasmo para seguir escribiendo.

Promesa de AÑO NUEVO.

Seguir buscando temas que puedan interesar a las personas que visitan este humilde blog y no tenerlo en el olvido.

Un abrazo grande para todos y que este 2010 sea un año de esperanza.

Su amigo.

Ricardo Montesinos ramos

Wyrm Azul

06/01/2010 21:26 elcastillodelwyrm #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Piernas en Gatillo - Acortamiento de los Ísquiotibiales

Quisiera empezar este 2010 hablando de un problema; que como terapista físico, lo he encontrado en varios de los pacientes que he tratado. Algunas veces el caso es  tan severo que es poco o casi nada lo que he podido hacer, para solucionar el problema desde el punto de vista de la fisioterapia.

Siempre que visito a un paciente nuevo y me encuentro durante la evaluación con que uno de los problemas que presenta es, la o las “piernas en gatillo” mi ánimo decrece.

La pierna en gatillo es un problema que se presenta en pacientes de avanzada edad y que por diferentes motivos están postrados en sus camas y tienen poca o escasa movilidad. La característica principal es que el paciente presenta la rodilla flexionada y le es imposible estirarla; a veces, se asocia también la rotación externa de cadera.

La familia o el personal  de enfermería está pendiente de que no aparezcan escaras o ulceras  de presión y voltean o cambian de postura al paciente cada cierta cantidad de tiempo (cada 2 horas a veces), se preocupan de su aseo, de sus medicinas, pero casi nadie se percata de la postura que adopta la pierna o las piernas del paciente en todo el proceso de estar postrado.

Los músculos ísquiotibiales son los músculos que van por la parte posterior del muslo y son el semimembranoso, el semitendinoso que van por la parte interna y el bíceps crural que va por la parte externa.

El paciente adopta la postura de rodilla flexionada cuando está de costado y con el tiempo, este hábito postural se convierte en todo un problema porque cuando menos se espera, el paciente no puede estirar la rodilla.

A este acortamiento de los ísquiotibiales tenemos que sumar la flexión prolongada del muslo, comprometiéndose también el músculo psoas. La caída de la rodilla; de preferencia hacia adentro, predispondrá a la cadera a quedarse en rotación interna. Por último y en algunos casos también se puede dar el pie equino (acortamiento de los gemelos y el soleo) por compromiso de los músculos de la pantorrilla.

Devolver a la pierna su postura natural o correcta es casi imposible, si el miembro inferior llega a la contractura muscular primero y luego contractura articular.

ES NECESARIO QUE CON CADA CAMBIO DE POSTURA LA FAMILIA O EL PERSONAL DE ENFERMERIA A CARGO DEL PACIENTE MOVILICE LAS PIERNAS DEL PACIENTE CON MOVIMIENTOS PASIVOS   Y EN TODO EL RANGO DE MOVIMIENTO. ESTOS MOVIMIENTOS DEBEN SER ENSEÑADOS POR UN TERAPISTA FISICO SI EL PERSONAL DE ENFERMERIA NO ESTÁ CAPACITADO PARA HACERLO.

Qué hacer entonces en caso que tengamos el problema instalado en el paciente.

Evitar que la rodilla aumente su flexión, estirar la rodilla poco a poco ayudándose de calor local. El dolor va a ser inevitable, pero de no hacerlo el problema aumentará. No olvidarse de la posición flexionada de la cadera. Tenemos entonces que de costado llevar el muslo hacia atrás para estirar también el psoas.

Posterior a la movilización pasiva y de estiramiento, el ejercicio activo cobra una gran importancia. El paciente debe mover todo lo que pueda y ejercitar todos los músculos de sus miembros inferiores, evitando incidir sobre los músculos comprometidos.

Pueden utilizarse dispositivos ortopédicos, para mantener la rodilla lo más estirada posible, y evitar que se pierda, lo que se gane con la terapia.

En la medida que se pueda parar al paciente lo más rápido posible, para que el mismo paciente trate de asentar el pie en el piso.

Una PIERNA EN GATILLO es el resultado de un pobre control postural de un paciente postrado, de preferencia geriátrico, y no es justo para él, el dolor que va a sentir, cuando se intente estirar su pierna.

Los profesionales de salud debemos insistir en la importancia de la postura en un paciente postrado y adiestrar al personal auxiliar y a la familia sobre este concepto. Esto evitará que se produzcan eventos lamentables como las piernas en gatillo.

Quizás podamos ampliar más conceptos en la medida que las personas que lean este artículo necesiten más información.

 

Etiquetas: , ,



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris