Facebook Twitter Google +1     Admin

El llantén: un aliado muy útil

20080220051724-llanten.jpg

Escuchaba a mi hijo mayor; estudiante de biología en la universidad Federico Villarreal, hablar de un proyecto que están haciendo en el campo de experimentación agrícola de la universidad en el fundo Oquendo localizado en la región Callao al oeste de la capital.

El proyecto consiste en potenciar las hojas del llantén para aumentar su efecto antiinflamatorio.

El llantén (plantago mayor) pertenece a la familia de las plantaginaceae. Esta planta herbácea puede llegar a medir unos 40 cm. tiene hojas arrosetadas, simples, anchas, ligeramente lanceoladas u ovales, de color verde claro. Sus flores de un verde amarillento están agrupadas en espigas. Crece en forma silvestre o bajo cultivo en cualquier tipo de clima. Se propaga por semilla y puede ser sembrada todo el año. Muchas personas que desconocen sus propiedades al encontrarlas en los jardines las arrancan como si se tratara de hierba mala.

El llantén tiene muchos usos, pero en lo que a mí respecta, lo utilizo como ayuda en el tratamiento de pacientes que tienen problemas de dolor articular, por ejemplo en esguinces de tobillo, post fracturas de tobillo y/o pie, problemas en la rodilla, problemas articulares en  mano, codo, hombro. En sitios en donde haya hinchazón, edema.

Dependiendo del sitio a tratar usaremos el llantén. Un error; muy común creo, es echar la hoja de llantén en agua hervida y usar esta agua. Creo que tiene mejor efecto si hervimos la hoja de llantén en el agua. El agua tomará un color verde oscuro, dejaremos enfriar un poco y echando esta cocción en una batea podemos poner ya sea la mano o el pie del paciente (la temperatura del agua debe ser algo que el paciente pueda soportar, no debemos echar agua fría para entibiarla porque malograría el efecto que queremos conseguir). Con el miembro del paciente en el agua; podemos, después de un momento, empezar a movilizarlo (una especie de hidroterapia).

Pero que pasa en otras zonas del cuerpo, como la rodilla o el hombro, para eso utilizamos la hoja previamente soasada. Colocamos en una sartén sin aceite una hoja de llantén y empezamos a soasarla por ambos lados, cuando la hoja este calientita, colocarla en la articulación y cubrirla con una venda o franela o toalla, de tal manera que se mantenga caliente, podemos usar dependiendo del tamaño de la hoja dos o tres para cubrir la articulación, ya sea rodilla, hombro, codo inclusive el mismo tobillo. Este procedimiento me ha dado buenos resultados cuando el paciente se dispone a dormir, las hojas permanecen toda la noche, al día siguiente se observa una reducción del edema.

No despreciemos lo natural, el llantén puede ser un aliado muy útil. Tenlo siempre presente y consérvalo en tu jardín.

Imagen extraida de: http://www.peruecologico.com.pe/flora_medic_gal_24.htm

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris