Facebook Twitter Google +1     Admin

Cuento - El vuelo

20080122034303-canario.jpg

Este es otro cuento, que escribí hace ya algún tiempo. Espero les guste.                                              

                                 I

Desperté. Supe entonces que mi tiempo había llegado. Sentí una especie de energía vital recorriendo todo mi ser, haciendo vibrar mis sentidos como vibran las cuerdas de un instrumento afinado.

La envoltura que me aisló y protegió durante tanto tiempo empezó a resquebrajarse. Al fin era libre.

Mis pulmones se llenaron de aire fresco y la sangre como torrente empezó a  alimentar cada célula, cada fibra, cada porción de mi cuerpo.

Salí al mundo con los ojos cerrados. Ya los abriría, soy paciente. Mientras que en mi mente retumbaban como eco, el repique de campanas que anunciaban al mundo mi llegada.

Sentía en mi interior, la seguridad de una vivencia plena, majestuosa, embriagante.

¿ Acaso serían mis manos levantadas, las que impulsen al pueblo en la búsqueda de sus ideales?

¿ Acaso sería mi voz, la que llame a los hombres a cambiar su trágico destino?

¿ Acaso serían mis pasos, los que marchen triunfantes en pos de la victoria?

¿ Acaso seria mi corazón el motor pujante de sangre joven y fresca en medio de una sociedad senil?

¿ Acaso.... ? ...........tantas cosas volaban en mi mente.

Mis ojos seguían cerrados. Ya los abriría, soy paciente.

Escuchaba también una voz a lo lejos. Mi madre, que con tonadas incomprensibles arrullaba mis momentos. Un canto monótono. Agradable sí, pero no era para mí. Lo mío era el estruendo de cañones en la batalla, era la furia del viento en una tempestad. Lo mío era el grito de la inconformidad contra el abatimiento, era el asir de la espada en contra de la tiranía. Lo mío eran tantas cosas juntas.

Un día el velo que cubría mis párpados empezó a caer. Mi paciencia había dado sus frutos. Al fin abriría los ojos, podría contemplar los vastos dominios que mi creador había deparado para mí. Podría ver los colores, las formas, los tamaños, la limpidez del cielo en una mañana de verano y la oscuridad bañada de estrellas en una noche calma.

La luz inundó lentamente mi ser y mis ojos se fueron abriendo como se abre una puerta cuando esperamos expectantes descubrir, lo que existe detrás de ella.

Mi madre canturreaba su tonada... ¿ que me decía? A duras penas; debido a la excitación que sentía, entendía su letanía ..... naturaleza, canto, comida, amo, nido......

Mis ojos se abrieron contemplando por primera vez el mundo, mi mundo.

El globo de mi entusiasmo estalló en mil pedazos al ver la realidad que se levantaba ante mí.

Contemplaba horrorizado los barrotes de mi prisión, entonces, y con las lágrimas a punto de brotar, al ver la ironía del destino que en forma de rostro monstruoso asomaba por el hierro, empecé a temblar.

Era el rostro del amo, instándome a ganarme el sustento.    

No habría gloria en mi existencia.

No habría grandeza en mi camino, ni altivez en mi acción.

Solo era un pequeño pájaro de mierda, de plumaje amarillo, que ante la insistencia del amo y el hambre que lo acometía, batiendo estúpidamente sus alas se puso a trinar.                                                      

                                     II  

El tiempo pasó, como el agua de un río, que fluye impasible hacia el anchuroso mar. Pasó casi sin darme cuenta, quizás fue un abrir y cerrar de los ojos o quizás siglos de vida inútil, transcurridos lentamente.

Ya no cantaba, miraba solamente el vacío de mi mundo interior, balanceándome sobre el columpio que adornaba mi jaula.Nunca reí, porque no se puede dibujar en el rostro, los rasgos de la alegría cuando se sufre.

Nunca soñé, porque para soñar hay que tener esperanza y estas no existen.

Nunca amé porque para amar hay que sentir y yo estoy muerto.

Mi amo partió un día que ya no recuerdo. Lo vi caer, cuando encaramado en un banco trataba de continuar con su estúpido juego  de canto por comida. Pude ver su brazo suspendido en el aire mientras que en su rostro, el estupor daba lugar al miedo que precede a la muerte. Recuerdo sí, el ruido del cuerpo al caer, y los alaridos histéricos de las mujeres al congregarse alrededor del cuerpo sin vida del amo.

Pero mi alegría no duró mucho. Me quede solo.

Mis padres partieron una mañana de frío otoño con las alas entrelazadas en un bello abrazo. Que cuadro, que sensación de sosiego irradiaban...... luego una mano profanó la escena, cogió ambos cuerpos, los envolvió en una sucia hoja de un diario y les dio sepultura en el fondo de un sucio tacho de basura.

Dolor que cruel eres que inmisericorde.

Los días siguieron a las noches, las semanas a los meses y el color brillante de mis plumas se fue apagando. Me alimentaba por inercia y yo por inercia cantaba, dormía y despertaba, me balanceaba y comía, dormía y me despertaba, así en un ciclo demencial.

Una noche cuando los grillos se enfrascaban en su cortejo musical y el resto de los seres entregados al sueño llenaban sus lechos con sus cuerpos infames, una bruma llenó mi jaula, cerré los ojos cuando sentí el toque de mi creador sobre la frente, reconfortando mis penas y  acallando mis lamentos. Un soplo de su aliento divino abrió la puerta de mi prisión.Abrí los ojos, esperando encontrar la realidad cruel que aparece cuando tenemos un sueño hermoso.

Pero no, la puerta estaba abierta. Salté del columpio, el cual continuó con su rítmico vaivén, y arrastrando mis patitas me asomé tímidamente fuera de la puerta entreabierta.Batí entonces mis alas y con todas las fuerzas de los pulmones canté.

Y mi canto fue de amor, fue de esperanza.

Canté mientras me elevaba en vuelo sublime.

Canté mientras alcanzaba el alfeizar de la ventana.

Canté mientras le daba una última mirada al pasado, y seguí cantando mientras remontaba raudo vuelo hacia las estrellas.

En el horizonte, el sol presuroso me ofrecía un naciente rayo de luz para una naciente vida nueva, un rayo que alumbraba como un faro, una guía hacia lo lejos, allá en donde los sueños se cumplen para todos.

Imagen extraida de http://carloszerpa.blogspot.com/2007/08/accion-con-canario-unicornio.html

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: sdaf

hola! existe alguna forma de ponerme en contacto contigo? queria hablar de los derechos de la imagen del canario que usas...

Fecha: 03/11/2008 07:58.


Autor: wyrm azul

la imagen que adorna el cuento ha sido extraida de la dirección que aparece al final del mismo.
tal como se estila al utilizar una fuente extraida de internet.
No entiendo el motivo del mensaje.
atte
Wyrm azul

Fecha: 04/11/2008 13:25.


gravatar.comAutor: sdaf

queria usarla yo tambien y me parecio conveniente contactar con el autor.

por cierto, imageshack es un servidor de imagenes, por lo cual ahi es donde esta alojada, no elk sitio de donde la cogiste. pon mejor tus fuentes o te puedes meter en lios.

Fecha: 05/11/2008 02:48.


Autor: wyrm azul

ya está cambiado. Cuando la encontré solo habia esa dirección.
Gracias

Fecha: 05/11/2008 08:26.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris